Christiana Scharfenberg, alcaldesa de La Cierva, conmocionada por un acto intimidatorio en su domicilio y propiedad.

La alcaldesa de La Cierva, Christiana Scharfenberg, ha presentado una denuncia ante la Guardia Civil, calificando los recientes acontecimientos en su hogar como un acto de acoso. El pasado domingo, Scharfenberg se topó con una escena perturbadora: aproximadamente veinte patas de ciervo dispersas a la entrada de su residencia y en un terreno de su propiedad.

Este incidente se suma a un acto de vandalismo previo en el parque infantil del municipio, donde una señal que prohibía la entrada de perros fue destruida. La alcaldesa, miembro del Partido Popular, ha comunicado estos actos vandálicos a las autoridades pertinentes.

En un municipio pequeño como La Cierva, que cuenta con solo 30 habitantes, Scharfenberg expresa su desilusión, subrayando la facilidad para mantener un diálogo abierto y directo entre vecinos. Enfatiza que la comunicación es fundamental para una convivencia armónica y pacífica.

La alcaldesa ha hecho un llamado a preservar la tranquilidad y las bondades de vivir en un pueblo como La Cierva, lamentando que incidentes como estos perturben la paz de la comunidad y generen gastos innecesarios, como la reparación de la señal del parque. Estos actos no solo afectan la tranquilidad del pueblo sino que también imponen cargas económicas que podrían evitarse.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí